mayo 2020

El coronavirus ha afectado en gran medida a la inversión en el consumo de coches u otros bienes, pero a pesar de la crisis que se nos avecina después del COVID19, veremos inversiones en proyectos de inteligencia artificial, ya que esta ayudará a los proveedores de todo tipo de bienes y a las compañías de seguros generales a reducir costes e incrementar los ahorros. Actualmente, todos ellos están rascando la superficie de esta tecnología emergente, descubriendo cómo aprovechar la inteligencia artificial moderna, y aun así ya aportando un gran valor. Si profundizamos un poco más sobre ello: ¿cuáles son los objetivos principales de las compañías de seguros generales hoy en día? • Analizar bien el riesgo por múltiples factores • Conseguir una suscripción más rentable y segura • Evitar el abandono y conseguir un índice alto de retención • Identificar eficiencias operativas La inteligencia artificial (IA) nos puede ayudar con cada uno de estos objetivos y aportar aún más. Las compañías pueden hacer uso de la IA para examinar conjuntos de datos muy grandes y optimizar los procesos, revisar datos de negocio y carteras, analizar la siniestralidad, analizar riesgos y automatizar la toma de decisiones

Este artículo está dividido en dos partes, en la primera, se definen escenarios de aplicación de esta tecnología y que valor aportan a las Compañías Aseguradoras. En la segunda parte se hablará de como afrontar estos proyectos, que tecnologías son necesarias en cada caso y como con una buena metodología se pueden obtener buenos resultados en muy poco tiempo. Parte I – Definición de escenarios A medida que la tecnología se va sofisticando, los asistentes virtuales y los chatbots van ampliado su alcance y ofrecen un mayor servicio a la industria de los seguros. En el contexto actual, donde el confinaminamiento provocado por la crisis del COVID-19 ha provocado la deslocalización de las áreas de Atención al Cliente y los Equipos de Operaciones han tenido que adaptar sus procesos al nuevo contexto que vivimos, estas plataformas de agentes inteligentes vienen a mejorar la eficiencia y la adaptabilidad en los procesos que gobiernan dos relaciones clave para las Compañías de Seguros. Estan relaciones son B2C(Compañía y Clientes) y B2B (Compañía y Mediación). Sin tener como objetivo el sustituir la relación personal con los clientes, o con la red de mediación que comercializa los productos de las compañías, estas plataformas ayudan a tratar aquellos escenarios recurrentes que consumen un elevado número de recursos y cuya gestión aún aportando valor a la compañía no justifica la inversión, y  además ofrecen valores añadidos:   a. Disponibilidad 24x7 con un tratamiento inmediato de la necesidad del cliente y siempre teniendo la posibilidad de derivar la gestión a una persona que intervenga en el caso, en función de la complejidad de la acción a resolver. No se trata de resolver siempre ‘digitalmente’ la gestion, puede ser una solución mixta. b. Posibilidad de medir y trazar la situación. Si asociamos al agente inteligente un modulo de medida del estado del ánimo del interlocutor o grado de frustación, se puedan tomar decisiones sobre como tratar los casos en tiempo real, pudiendo bifurcar la resolución a un operador personal para dar la respuesta adecuada en esa situación de frustación. c. Ser capaces de focalizar a los equipos de trabajo en aquello en lo que realmente aportan valor a la compañía, y solo derivarles aquellas gestiones en los que sea necesario su intervención. Hablemos de casos reales. El tomador de un seguro de vida, hablando con su familia, después de una larga tarde confinada y ante un momento delicado de liquidez, quiere conocer el valor de rescate de su póliza. ¿Por qué no puede utilizar su dispositivo de voz (Alexa, Google Home, …) para interactuar con su compañía y obtener esa información en ese mismo momento? … Se establece una necesidad por parte cliente, sencilla de resolver inmediatamente por la Companía, y que genera  valor para ambos (win-win). El cliente, obtiene una respuesta inmediata a una consulta que quiere hacer, recibiendo una sensación de cercanía de su Compañía que le da cobertura todos los días y a cualquier hora. Para la Compañía significa responder a la demanda de un cliente, sin necesidad de disponer de una persona asignada