Blog

El campo de la ciberseguridad se va extendiendo día a día. Se necesitan cada vez más perfiles en este ámbito precisamente porque cada día hay más ataques. Y si bien es cierto que muchos de estos son llevados a cabo por profesionales y requieren de medidas especiales para contrarrestarlos, muchos otros son fácilmente evitables. Sobre todo en el mundo de oficina, hay ataques muy típicos y fácilmente evitables, pero que se realizan con éxito al no tener conocimientos suficientes o al ir sin cuidado. Es por eso que vamos a ver distintos ataques que se realizan de manera sencilla pero que pueden ser muy perjudiciales, y cómo evitarlos. Ingeniería social: La ingeniería social es lo que más se utiliza a la hora de realizar ataques. Esto es, usando ciertas capacidades sociales y de engaño, conseguir que nuestro objetivo caiga en la trampa. Y seguro que lo que veremos a continuación nos parecerá lógico de evitar pero por desgracia las pequeñas y medianas empresas sufren de estos ataques de manera constante. Obtener información mediante correos: De los ataques más básicos que existen de ingeniería social son los correos electrónicos. Esto es, hacerse pasar por una persona de la empresa, por ejemplo, para pedirle información a otra. Desde pedir la contraseña del WiFi, o la de un usuario, hasta pedir nombres de personas del departamento de sistemas, para poder utilizar estos nombres como correos que enviarán más tarde para hacerse pasar por ellos. Este tipo de ataques dependen sobre todo de la imaginación del atacante. Hay muchas herramientas que permiten enviar un correo con una dirección “falsa”. Por ejemplo, nos puede llegar un correo de rrhh@nuestraEmpresa.es, correo el cual puede existir realmente. Por un momento pongámonos en la piel de este caso específico: el departamento de recursos humanos. ¿Es normal que nos pidan información como contraseñas o datos, por correo? En estos casos, lo más fácil es ir personalmente a preguntar sobre eso. Si resulta que el correo electrónico era suyo de verdad, podemos responder tranquilamente o hablarlo en persona. Enlaces maliciosos: Este ataque es más común de lo que parece. Este tipo de ataques se conocen como Cross-site request forgery. En un correo electrónico nos llegará un enlace en el cual al pinchar, al ser nosotros usuarios no maliciosos, va a ejecutar ciertas acciones en nuestro ordenador.   Un ejemplo de esto es que puede forzarnos a descargar un archivo que se va a ejecutar en nuestro equipo sin darnos cuenta. Y según lo que nos descarguemos, puede tener muchas consecuencias: desde formatear todo el equipo hasta darle toda la información de usuarios y contraseñas de nuestra red. Peligroso, pero simple. Lo más importante de saber es que estos enlaces suelen ser muy parecidos a los originales: Puede parecer que “apple” y “appIe” sean lo mismo, pero uno está escrito con L minúscula y otro con i mayúscula (“apple” y “appie” si lo pusiéramos todo en minúscula). Nos pueden llegar correos de necesidad de cambiar la contraseña de nuestro dispositivo Apple, igual que de nuestra empresa, o incluso del equipo. Por eso, si nos

La inteligencia artificial y el aprendizaje automático de las máquinas son tecnologías que están en auge hoy en día. Más y más empresas las utilizan a su favor para automatizar procesos, y el sector seguros no es menos. ¿Qué es exactamente? Un chatbot es un programa con inteligencia artificial que simula ser una persona para que un usuario mantenga una conversación con ella. Este chatbot se ha implementado en redes sociales como Twitter o Facebook, y en páginas web para que un usuario pueda preguntar cosas simples que pueda responder una máquina y no una persona. Existen chatbots más inteligentes y menos inteligentes. Algunos solo pueden responder preguntas simples como “¿Qué hora es?”, y otros aprenden del usuario cosas como sus platos o restaurantes favoritos, mejores horas para ir al gimnasio o para reservar citas en el médico. ¿Y mi empresa para qué lo querría…? Pero realmente, ¿qué tan útiles son los Chatbots? Al final, depende de cómo quieras implementarlo. Si solo quieres que responda preguntas simples, no tiene mucho más fin. En cambio, si quieres que un usuario pueda ver el estado de su cuenta bancaria, ingresar dinero o realizar transferencias simplemente escribiendo “quiero enviarle dinero a mi hermano menor”, le facilitas el uso de la cuenta y la empresa se ahorra el hecho de que tenga que haber un trabajador detrás ciertas horas al día. Fuente:McKinsey estimates, US Office of Personnel Management (https://www.businessinsider.com/80-of-businesses-want-chatbots-by-2020-2016-12?IR=T)   ¿Y yo para qué lo voy a usar? ¡Probablemente hayamos usado más de una vez un chatbot creyendo que era una persona! Así de bien están hechos algunos. Si bien es cierto que en algunos casos podemos apreciar que es un bot, tampoco queremos que un bot sea perfecto. Al fin y al cabo, cuando usamos un chatbot, sabemos que no es una persona, ¡y nuestro comportamiento va a cambiar! Aunque no lo parezca, podemos decir “quiero reservar una mesa para cuatro personas” a “reservar mesa cuatro personas”. ¿Qué tan perfecto es? La verdad es que no nos interesa que sea 100% perfecto. Aunque parezca mentira, queremos que el usuario sepa que es un bot. Si el usuario cree que es una persona, no siempre va a preguntar o hablar de cosas que nuestro bot de manera inicial sepa responder. Al final, un bot de banca no va a poder opinar sobre política o reservarte una mesa si se lo pides, y una persona sí. ¡Pero tampoco nos interesa que sepa hacerlo! Un bot de banca tiene que saber hacer operaciones de banca.   ¿Se pueden utilizar en el mundo del seguro? Efectivamente. Tener un chatbot puede ahorrar mucho tiempo a una persona. Un ejemplo en el que podemos ver esto es en Meridiano Seguros. Utilizan a un chatbot para dar un precio aproximado a una persona con los datos que proporciona (fecha de nacimiento, por ejemplo). Esto es tiempo que le ahorra a una persona el contestar dudas básicas y hacer el proceso de mirar el precio. Dado un precio aproximado, el usuario final puede decidir si quiere formalizar el proceso. Es entonces cuando se le traslada a una

Diogo Moraes, Consejero Director General Cálculo, participará en Insurance Challenges 2019 presentando Cálculo Labs, las soluciones tecnológicas para el sector asegurador. “La digitalización es ahora uno de los principales retos para la mayoría de las compañías” COI. ¿Cómo está avanzando el ecosistema digital entre las compañías (Corporates) y las insurtech/starups? ¿cree hay un buen entendimiento para poder impulsar la transformación digital? ¿En qué áreas de actividad vislumbra usted una mayor colaboración y en qué plazo? Creo que estamos en el momento más idóneo, ya que la digitalización es ahora uno de los principales retos para la mayoría de las compañías. Algunas han lanzado interesantes programas de acercamiento al ecosistema Insurtech, pero queda mucho por hacer, como hemos podido comprobar el en Observatorio Insurtech de Futurizable, impulsado por Cálculo. Es importante alinear intereses entre las Corporates y Startups, así como lograr unos ritmos de trabajo compatibles. En este sentido hemos creado Cálculo Labs que quiere servir de puente entre ambos mundos. Ya estamos trabajando en temas de analítica avanzada, bots e inteligencia artificial, por ejemplo, junto con diferentes startups, aportando soluciones de valor en nuestros productos y en la innovación de las Compañías. La Analítica Avanzada y los Asistentes Virtuales son soluciones que ya se encuentran en un punto maduro de evolución. Aprovechando la Inteligencia Artificial y combinadas con los dispositivos de IoT, están trayendo ya, y lo seguirán haciendo en un futuro cercano, buenas oportunidades al sector. Y todo ello se verá apalancado por el desarrollo e implantación del Big Data y soluciones Cloud. Blockchain, por su parte, podría tener mucho potencial, pero está en un estado todavía inmaduro y debe vencer barreras importantes como la regulatoria. COI. ¿Puede haber resistencias para la aplicación de algunas de las nuevas tecnologías digitales por parte de órganos regulatorios de algunos países? ¿Cómo está la situación en estos momentos? La tecnología puede ser neutra, pero su uso, en algunos casos, ha de ser regulado para que responda a las necesidades y a los deseos que tenemos como sociedad. Algunas áreas son de especial importancia y es probable, por ejemplo, que se avance en una regulación marco para garantizar que la IA y los algoritmos que se desarrollen sea éticos, entendiéndose como tal, que no presenten sesgos indeseados (sea de género, de raza, cultura o clase), y se ajusten, no solo a la ley, sino también a una moral ampliamente aceptada (ante un accidente de coche a quien debería salvar el coche…). Un aspecto básico, en el que ya existe una cierta regulación pero en que habrá que seguir trabajando, es todo lo relativo a la propiedad, el uso, y la gestión de los datos, preservando la privacidad y la seguridad de los mismos. Desde el punto de vista más operativo, es importante cierta agilidad del regulador para ir amparando las nuevas modalidades de aseguramiento que van apareciendo (micro seguros, seguros por tiempo limitado, etc.). COI. ¿Están preparadas las Compañías para la implantación de la tecnología digitales y qué hoja de ruta se atrevería usted a vislumbrar? Muchas compañías llevan varios años diseñando y desplegando una intensa actividad para

¿Qué factores más allá de los meramente económicos, influyen en un cliente a la hora de decidirse por la contratación de un seguro? ¿Qué factores podría controlar una Compañía de Seguros a la hora de mostrar las garantías que son incluídas o excluídas en su producto para que fuera más atractivo para sus clientes?  ¿En que momentos de compra, sería interesante que un cliente tuviera acceso a la posibilidad de contratar un seguro? A todos estas preguntas, y a otras muchas intenta la Economía del Comportamiento dar respuesta a través de diferentes modelos teóricos que están revolucionando en los últimos años las teorías económicas clásicas en todos los sectores incluido el asegurador.             El americano Richard H. Thaler, fue galardonado con el Premio Nobel de Economía 2017 por ser capaz de integrar de una manera innovadora Economía y Psicología, específicamente incorporando conceptos de psicología para analizar los procesos de toma de decisiones económicas.  Haciendo un ejercicio de síntesis Thaler, demuestra la importancia del componente irracional que interviene en el proceso de toma de decisiones económicas, por ejemplo en la compra de un producto.             Nuestra racionalidad limitada, aversión a la pérdida o ausencia de autocontrol afecta de manera decisiva en la toma de decisiones individuales en lo que a materia económica se refiere. Nuestras limitaciones cognitivas nos hace incapaces de procesar racionalmente grandes cantidades de información, y por tanto el componente emocional y conductual interviene de manera decisiva en la toma de la decisión.  Analicemos alguno de estos modelos desde el punto de vista del sector asegurador. Racionalidad limitada.             Este modelo, incide en la dificultad de la toma de decisiones óptima bajo un escenario de incertidumbre provocado por desinformacion o desconocimiento de los términos de seguros ó complejidad de los productos, que conlleva a cometer errores por los consumidores, generando perspectivas optimistas que finalmente no se cumplen. Así por ejemplo en un seguro de daños, la expectativa del comprador puede ser que el seguro cubra el reemplazo por deterioro de una máquina al final de su vida útil, porque estuvo cubierto por un seguro durante varios años, situación irreal que lleva únicamente a la frustración y a poner en poca estima las ventajas de disponer un seguro. Aversión a la pérdida             Se refiere a la fuerte tendencia de la gente a preferir no perder antes que ganar. En efecto, hay estudios que indican que, desde el punto de vista psicológico, perder es doblemente más fuerte que ganar. Estos estudios determinaron la tendencia natural de la gente a evitar perder antes que ganar beneficios. Esto lleva a la aversión al riesgo cuando se evalúa una posible ganancia, ya que entonces se prefiere evitar una pérdida a recibir un beneficio. Las personas tienden a conservar lo que tienen en vez de arriesgarse a perder y es aquí donde de nuevo la claridad en la expectativa y la gestión de esta aversión deben de servir como palanca de venta en el proceso de contratación del seguro.    Ausencia de autocontrol             Diferentes estudios por ejemplo Conslik, K() “Why Bounded Rationality?”, Journal of Economic

¿Recuerdas el mítico anuncio de un brazo moviéndose fuera de la ventanilla del coche y que acababa con el claim de “¿Te gusta conducir? “?. En 2015 BMW decidió sustituir este exitoso y premiado eslogan porque, según explicaba en un comunicado: "vivimos nuevos tiempos y las cosas han cambiado. Cambia la sociedad, cambian las ciudades y cambia la forma en la que los ciudadanos se mueven dentro de ellas". Los grandes fabricantes de vehículos son los que primero han visto que con independencia del cuándo, los coches con motor de combustión, su ruido y su polución, la gasolina, el carné de conducir, los taxistas o hasta la idea de tener un vehículo serán cosas del pasado. Para el profesor de la universidad de Stanford, Tony Seba en el año 2020 se producirá lo que ha denominado “la Disrupción Limpia de la Energía y el Transporte”. Según él, será la innovación de transportes más rápida, profunda e importante de la historia. La mejora exponencial de tecnologías como la solar, o a la mejora en el almacenamiento de la energía (baterías), propiciará que todos los nuevos vehículos que salgan al mercado sean eléctricos. Tienen muchas ventajas: Los vehículos eléctricos son más sencillos mecánicamente hablando y tienen menos componentes que revisar y sustituir: no hay que cambiar aceite ni filtros (aceite, aire, combustible), no hay bujías ni precalentadores, no hay embrague que se pueda gastar, no hay tubos de escape, no hay caja de cambios, el motor sólo tiene una pieza móvil y no existe tampoco correa de distribución que sustituir después de tal número de años o kilómetros. Además, los frenos se desgastan menos gracias a la frenada regenerativa. No contaminan, son amigables con el medio ambiente La recarga de un coche eléctrico es 4 ó 6 veces más económica (gratuita si contamos con paneles solares) que el equivalente de gasolina. Por ejemplo, para dos modelos equivalentes de Renault (con los precios actuales de la electricidad y la gasolina) tendríamos: Renault ZOE (eléctrico): Coste a los 100.000 km: 2.180 euros diurna, 1.430 euros nocturna. Renault Clio. Coste a los 100.000 km: 8.360 euros (Gasolina) 6.090 euros (Diésel) Asociado al coche eléctrico, aparece otra mejora tecnológica clave como es la conducción autónoma. La Sociedad de Ingenieros Automotrices, SAE (Society of Automotive Engineers) cataloga a los vehículos en seis niveles de autonomía: Nivel 0: Sin automatización. Identifica a los vehículos que no cuentan con ningún tipo de automatización de la conducción (los coches tradicionales tal y como los hemos conocido durante décadas). Nivel 1. Sistemas de ayuda a la conducción (ADAS) tales como el control de crucero (ya sea pasivo o adaptativo). Nivel 2. Sistemas de intervención en la conducción. Por ejemplo, los asistentes que mantienen el vehículo en el carril o realizan por sí mismos una esquiva ante un obstáculo. Nivel 3. Sistemas de decisión sobre la conducción, capaces de evaluar riesgos y reaccionar ante ellos. Esto permite que el conductor desatienda la conducción durante breves periodos de tiempo. Nivel 4. Sistemas de conducción totalmente autónoma, que salvo

Si en el último año, en la industria del Videojuego, hubiera que destacar algo por encima del resto sería el éxito de Fortnite. Un éxito que responde a lo más básico del marketing: lo simple vende Un videojuego de supervivencia, modo Battle Royale en el que “sólo puede quedar uno”, tiene ensimismados por igual jóvenes, millennials, centennials y algún que otro baby boomer rezagado. Lanzado en septiembre de 2017 ha superado los 1200 millones de dólares, según SuperData Research, con la “peculiaridad” de ser gratuito. ¿Cómo es esto posible? Los desarrolladores del juego han conseguido darle una vuelta de tuerca a un sector saturado de productos similares en el que los usuarios se ven normalmente obligados a comprar complementos para ser mínimamente competitivos. En Fortnite, en cambio, han apostado por lo contrario y la mayoría de las mejoras que pagan los usuarios, son meramente estéticas. Un “copago” que no sólo paga el Cliente gustosamente, sino que lo demanda.  La creatividad en este juego, que mezcla batalla con la capacidad de construir son casi infinitas. Se publican actualizaciones y mejoras continúas ofreciendo nuevos contenidos tanto en jugabilidad como estéticos. Tal está siendo la repercusión de este juego que youtubers, influencers, plataformas de streaming y redes sociales rellenan gran parte de las publicaciones diarias con contenido relacionado con Fortnite. Tendencia que ha llegado hasta la competencia más directa y nuevos títulos, de otras Compañías desarrolladoras, se están basando en él. En definitiva, es una referencia mundial. Todo esto que parece estar muy alejado del Sector Asegurador no puede pasarse por alto. Las Compañías están inmersas en todo un proceso de cambio digital (¿y cultural?) y de la misma manera que hay interés por la transformación tecnológica no pueden abstraerse de éxitos de productos en otros sectores donde factores como competencia, offering, Time to Market y clientes potenciales son equiparables. El cambio digital ha de ser evolutivo, adaptando los procesos a la manera de pensar y actuar del futuro cliente. Ha llegado el momento de dejar de pensar en AI, Machine Learning, IoT y Blockchain como simple moda o laboratorios y para ello hay que generar ideas y replantearse procesos existentes ¿Por qué no dar esa vuelta de tuerca que necesita Sector Segurador y mirar a otros sectores que parecen evolucionar al ritmo que demanda las nuevas generaciones? Permitidme que me centre en una gran parte “estos jugones”: Los millennials. Una generación tan criticada como alabada, marcada por un ambiente tecnológico y que serán más del 70% de la fuerza laboral del mundo desarrollado en 2025. Formarán el mayor porcentaje de cartera en los próximos años aunque a día de hoy  siguen viendo “El Seguro” como algo secundario (salvo si es obligatorio), algo “viejuno”, como refleja el video publicado por INESE en la última semana del Seguro 2018 La gran mayoría, en concreto un 86,5%, considera los seguros como necesarios sobre todo aquellos cuya finalidad es la protección de los bienes que consideran más valiosos: automóviles, hogar y salud. Más allá de estos productos, el interés por el resto

El tiempo pasa para todos y cuando se trata de software mucho más rápido. Lo que hace un año era el framework más novedoso, ahora ya está desfasado… Lo que usábamos para desarrollar nuestras aplicaciones hace 2 años, ahora ni nos lo planteamos de cara a un nuevo desarrollo. Este ritmo tan alto de innovación hace que los sistemas queden obsoletos en menos tiempo del que nos gustaría y el problema es que debemos adaptarnos a los nuevos por temas de seguridad o de funcionalidad. Toda empresa en algún momento ha de migrar sus viejas aplicaciones a otras más modernas para poder aprovechar las nuevas tecnologías (Big Data, Machine Learning, IA

Entrevista de Futurizable a nuestro CEO, Diogo Moraes: ¿Puedes hablarnos de vuestro modelo de innovación abierta con startups? En Cálculo somos expertos en Tecnología aplicada al Sector Asegurador, tanto desde la óptica de mejora de servicio al cliente como de optimización de procesos. En este sentido hemos puesto en marcha un modelo de innovación que se basa en trabajar de forma conjunta con start ups que dominan una determinada tecnología novedosa de interés, para mejorar y adaptar su propuesta de valor de forma específica al Sector. A título de ejemplo, hemos desarrollado proyectos de Analítica Avanzada e implantado Agentes Inteligentes que resuelven escenarios concretos en el área de prestaciones y emisión sobre nuestro core de negocio e-tica siguiendo este nuevo modelo de innovación. ¿Cuál es el mayor reto al que se enfrenta el sector asegurador en los próximos años? Retos, muchos y muy apasionantes. La irrupción de nuevos modelos de negocio, o de nuevas formas de prestar el servicio, que están llegando de la mano de la innovación con base en nuevas tecnologías disponibles es uno de los principales. Tanto desde la concepción de los productos y el momento de la venta hasta el de la gestión del siniestro o prestación, pasando por el resto de la cadena de valor, están madurando nuevas soluciones tecnológicas que vienen a transformar el negocio. Por ramos, el coche autónomo y coche compartido son un gran reto en Autos, el Internet de la Cosas en Hogar, o el seguimiento y fomento de hábitos saludables en Salud, por citar algunos. En general, el análisis y explotación de los datos, que cada vez se recogen de forma más eficiente en los diferentes procesos, está proporcionando la optimización y el mejor enfoque del negocio. Por último, destacaría que en el área de producto hay mucho que innovar. ¿Qué tecnología consideras que va a ofrecer más oportunidades a las aseguradoras en su proceso de transformación digital? Hoy ya están maduras soluciones de Analítica Avanzada y de Asistentes Virtuales, que aprovechando la Inteligencia Artificial y combinadas con los dispositivos de IoT están trayendo ya y lo seguirán haciendo en los próximos años buenas oportunidades al sector. Y todo ello se verá apalancado por el desarrollo e implantación del Big Data y soluciones Cloud. Blockchain, por su parte, tiene mucho potencial, pero está en un estado todavía inmaduro y debe vencer barreras importantes como la regulatoria.   ¿Qué opinión tienes al respecto de cómo está afrontando el sector asegurador el proceso de transformación digital? El sector es, por definición, ¡Seguro! Esto se traduce en que se tarda algo más de tiempo en incorporar las nuevas tecnologías, pero cuando se hace es con convencimiento pleno y fuerte inversión. Estamos en un estadio inicial, en el que se valoran muchas alternativas, pero en el que las compañías ya tienen claro las oportunidades y barreras que tienen hoy y que necesita esa Transformación. Un caso común es la dificultad de transformar la forma de hacer negocio por las limitaciones de los sistemas core. Muchas compañías están apostando por evolucionar sus cores aseguradores de forma gradual, empezando por los módulos

La transformación digital está cambiando todo en las empresas, su gobierno, organización y la cultura de trabajo. Las empresas se organizan con equipos multidisciplinares que adoptan las metodologías agiles para llevar a cabo sus proyectos. La transformación tiene implicaciones en los procesos y sistemas que deben adaptarse a las nuevas tendencias y enfoques de trabajo, pero también en la organización y la propia definición estratégica de la compañía. No existe la fórmula mágica para adaptarse a esta transformación, pero una buena forma es a través de alianzas con start-ups, y un factor fundamental es la observación de la adopción de esta en el resto de los sectores. Existen muchas sinergias que pueden facilitar y acelerar determinados aspectos en nuestros procesos, tenemos que aprovechar estas oportunidades y mitigar las amenazas que se presentan con la digitalización. Encontramos diferentes impulsores de la transformación digital, las nuevas capacidades tecnológicas son la semilla, pero realmente la clave son los cambios en los clientes y mercados que aceleran la implementación de esta en las compañías para adaptarse a esta nueva era. Por otro lado, observamos inhibidores de la transformación digital como son la resistencia al cambio, la cultura o la falta de información de las personas. Un factor que está siendo determinante en la velocidad de adopción de la transformación digital en nuestras organizaciones es la nueva forma de consumir por parte de los clientes. Según el infome Word Economic Forum (WEF) se pueden sintetizar en 3 factores: Hiperpersonalización de la oferta, nuevos seguros acorde a las necesidades puntuales de los clientes y sus bienes, modalidades abiertas, cambios en las duraciones de los seguros, el cliente decide “encender o apagar” un seguro a lo largo de la existencia de este, seguros en base a actividades concretas y por la duración de las mismas, etc. Mayor protagonismo de la experiencia de cliente, los clientes que compran un seguro ya no solo buscan calidad y precio en el proceso de venta, valoran muy positivamente por ejemplo la calidad del servicio postventa, la proactividad en las comunicaciones por parte de la compañía, o el ofrecimiento de servicios de valor añadido. El cambio radical del concepto de propiedad frente al bien compartido, el cliente prefiere el pago por uso optimizando el consumo y los costes. En esta era digital el dato se convierte en el bien más preciado. El aumento exponencial de su volumen y la diversidad de estos, fomentada por la creciente interacción con terceros (clientes, empleados, proveedores, etc..) a través de los canales digitales, está abriendo un camino crucial a las técnicas de análisis y estudio que están aportando importantes avances en la mejora de la operativa y automatización de los procesos. Aquí hablamos del uso combinado de técnicas de aprendizaje automático e inteligencia artificial, estadísticas y bases de datos. El aumento de la capacidad computacional, la conectividad y el acceso al dato, así como la mejora de los algoritmos están impulsando estudios en muchas organizaciones con el objetivo de buscar la efectividad y el foco del negocio. Por ejemplo, las

El negocio asegurador está en pleno proceso de transformación gracias a la entrada de un buen número de startups disruptivas que han llegado para cambiar cómo relacionarse con el cliente y medir de una forma más precisa el riesgo a través de la utilización de técnicas y herramientas como el Big Data, la Inteligencia Artificial, el Blockchain o el Internet de las Cosas. Hay 10 aspectos que van a marcar el recorrido de la industria aseguradora en los próximos años: El alargamiento de la vida y el envejecimiento de la sociedad abren un mundo de posibilidades para que el seguro pueda garantizar que la vida de las personas sea vivida de una forma más cómoda y segura, más saludable y acompañada. Los últimos años muestran que se incrementará la exposición a fenómenos catastróficos y derivados de una climatología más extrema. Desarrollo de productos, más flexibles, transparentes y pegados a lo cotidiano, relacionados con experiencias, seguros por horas o días, pay-as-you-life y nuevos seguros para nuevos riesgos como ciberriesgos. Los asegurados buscan soluciones sencillas en la compra de productos y servicios. Así mientras que tradicionalmente las compañías han tenido un rol más bien pasivo en la venta de seguros, hay una clara tendencia a participar en plataformas y Marketplace donde el seguro se asocie directamente a otros productos. El pricing se sofisticará incorporando variables procedentes de los dispositivos instalados en coches y viviendas y de aquellos que monitorizan nuestra vida y nuestra salud. También se afinará el análisis incorporando información que se haya diseminada en múltiples fuentes y bases de datos y que permitirá entender mejor el comportamiento de cada cliente frente al riesgo. La cantidad de datos que se gestionará se incrementará exponencialmente. Los datos se analizarán, modelizarán y utilizarán en la medida que la empresas puedan incorporar talento y buscar vías de colaboración con universidades y centros de excelencia. El seguro incorporará un importante componente preventivo, facilitando una significativa disminución en el número de siniestros, lo que permitirá bajar el precio que pagamos. Se prevé una reducción significativa de personas en áreas como suscripción, gestión de siniestros, atención al cliente donde una combinación de inteligencia artificial y digitalización automatizarán gran parte de los procesos y decisiones que se toman hoy en día. La gestión del siniestro será más rápida y sencilla y con un importante componente de autoservicio. En los seguros de reembolsos o indemnizatorio, la resolución podrá ser inmediata a medida que blockchain vaya implantándose. No podemos olvidarnos que Seguros es un sector fuertemente regulado y está muy afectado por cambios legislativos: Solvencia II, Directiva de Distribución de Seguros, IFRS17, GRPD. El futuro del coche conectado y de la isalud y el papel que jugarán los fabricantes y los proveedores de datos enmarcarán una parte significativa de lo que hoy constituye el 30% de volumen de primas del sector. La tecnología debe ser el gran facilitador del cambio, porque el cambio y la necesidad de adaptación serán constantes. Las compañías han de pensar estratégicamente cómo debería de ser su tecnología para hacer frente al