¿Está el sector asegurador preparado para la generación “Fortnite”?

Si en el último año, en la industria del Videojuego, hubiera que destacar algo por encima del resto sería el éxito de Fortnite. Un éxito que responde a lo más básico del marketing: lo simple vende

Un videojuego de supervivencia, modo Battle Royale en el que “sólo puede quedar uno”, tiene ensimismados por igual jóvenes, millennials, centennials y algún que otro baby boomer rezagado. Lanzado en septiembre de 2017 ha superado los 1200 millones de dólares, según SuperData Research, con la “peculiaridad” de ser gratuito. ¿Cómo es esto posible?

Los desarrolladores del juego han conseguido darle una vuelta de tuerca a un sector saturado de productos similares en el que los usuarios se ven normalmente obligados a comprar complementos para ser mínimamente competitivos. En Fortnite, en cambio, han apostado por lo contrario y la mayoría de las mejoras que pagan los usuarios, son meramente estéticas. Un “copago” que no sólo paga el Cliente gustosamente, sino que lo demanda.  La creatividad en este juego, que mezcla batalla con la capacidad de construir son casi infinitas. Se publican actualizaciones y mejoras continúas ofreciendo nuevos contenidos tanto en jugabilidad como estéticos.

Tal está siendo la repercusión de este juego que youtubers, influencers, plataformas de streaming y redes sociales rellenan gran parte de las publicaciones diarias con contenido relacionado con Fortnite. Tendencia que ha llegado hasta la competencia más directa y nuevos títulos, de otras Compañías desarrolladoras, se están basando en él. En definitiva, es una referencia mundial.

Todo esto que parece estar muy alejado del Sector Asegurador no puede pasarse por alto. Las Compañías están inmersas en todo un proceso de cambio digital (¿y cultural?) y de la misma manera que hay interés por la transformación tecnológica no pueden abstraerse de éxitos de productos en otros sectores donde factores como competencia, offering, Time to Market y clientes potenciales son equiparables. El cambio digital ha de ser evolutivo, adaptando los procesos a la manera de pensar y actuar del futuro cliente.

Ha llegado el momento de dejar de pensar en AI, Machine Learning, IoT y Blockchain como simple moda o laboratorios y para ello hay que generar ideas y replantearse procesos existentes ¿Por qué no dar esa vuelta de tuerca que necesita Sector Segurador y mirar a otros sectores que parecen evolucionar al ritmo que demanda las nuevas generaciones?

Permitidme que me centre en una gran parte “estos jugones”: Los millennials. Una generación tan criticada como alabada, marcada por un ambiente tecnológico y que serán más del 70% de la fuerza laboral del mundo desarrollado en 2025. Formarán el mayor porcentaje de cartera en los próximos años aunque a día de hoy  siguen viendo “El Seguro” como algo secundario (salvo si es obligatorio), algo “viejuno”, como refleja el video publicado por INESE en la última semana del Seguro 2018

La gran mayoría, en concreto un 86,5%, considera los seguros como necesarios sobre todo aquellos cuya finalidad es la protección de los bienes que consideran más valiosos: automóviles, hogar y salud. Más allá de estos productos, el interés por el resto de los productos es bastante bajo, confundiendolos en muchos casos. ¿Falta de recursos? ¿Falta de formación/información de los distintos ramos? ¿Lenguaje Asegurador muy complejo de entender por los jóvenes?

Esta generación llegará a acuñar frases como “La vida es aquella sucesión de momentos que ocurren alrededor del móvil”. Y es que el móvil es la plataforma dominante si se atiende al número total de minutos que los usuarios dedican a su uso; ha ganado la partida al ordenador. En gran parte de los mercados mundiales, entre ellos el español, los usuarios que utilizan el móvil “para casi todo” en lugar del ordenador superan ya el 30%.

Nuevos modelos para la relación Compañía/Cliente digitalmente, vía dispositivos móviles multicanal, es uno de los principales retos que deben afrontar el sector. El móvil es el protagonista y debe ser capaz de generar experiencias al cliente agilizando y reduciendo tiempos de espera. Un número cada vez mayor de usuarios aceptaría ser atendido por un robot o un asistente virtual, especialmente útiles en las acciones más simples y mecánicas. En definitiva, el móvil tiene que ser más protagonista en seguros si las Compañías quieren que los Millenials sean protagonista en el sector.

Y por qué no mirar ya al futuro. Con el uso de IOT y el móvil, conseguir ofrecer al Cliente la posibilidad de cambios inmediatos en su seguro, en sus coberturas, que es lo que está demandando; esos copagos que “gustosamente” el cliente pagaría y que ya están muy presentes en algunos ramos.

Un CORE de Seguros no es un juego; hay muchos procesos e integraciones con otros Sistemas y aplicaciones de terceros. La evolución tecnológica requiere una gran inversión que puede minimizarse si los procesos son más sencillos y el negocio es más asequible y entendible por el cliente.  El boom de BigData y la carrera por la extracción masiva de datos se adelantó a la Inteligencia Artificial que debería haberlos extraído de forma óptima y así evitar acumular la “basura digital” almacenada que no aporta valor y sí coste de almacenamiento (sin hablar de la Seguridad de la Información). La Inteligencia Artificial debe ser parte de cualquier núcleo de negocio, presente en todos los procesos. Curiosamente es en ciertos videojuegos donde se eleva al máximo su aplicación ¿Otra razón más para tener en cuenta ese sector?

Las nuevas generaciones cambiarán el Sector y la Compañía que se adelante ahora conseguirá una …

Artículo realizado por David Belmonte, Responsable Técnico de CORE Seguros en CÁLCULO S.A.